Movilidad como servicio: nuevos modelos de negocio para un transporte sostenible

Movilidad como servicio: nuevos modelos de negocio para un transporte sostenible

Disponer de una buena infraestructura de transporte es una palanca vital para el desarrollo y prosperidad de las ciudades. En la época actual, donde hablamos de la ciudad inteligente y de la digitalización, esto significa usar la tecnología y aprovechar la información disponible para crear unas redes de transporte urbano adaptadas a las preferencias de los ciudadanos, tener unos servicios públicos mejorados y hacer un uso eficiente de los recursos disponibles.

Atendiendo a estas prioridades, se enmarca la Movilidad como Servicio (MaaS en sus siglas en inglés), que constituye la integración de varias formas de transporte, tanto de carácter público como privado, dentro de un único servicio accesible por los usuarios bajo demanda.

El objetivo perseguido es proporcionar a los usuarios un servicio de transporte basado en una plataforma que integre todos los aspectos necesarios para cubrir el itinerario de punto a punto, incluyendo planificación, reserva de viajes, emisión de billetes y facturación única del servicio. Todo ello basado en las preferencias y necesidades puntuales de los usuarios y utilizando información en tiempo real. Los servicios ofrecidos pueden incluir todo tipo de servicio de transporte público o privado ofrecido por diferentes operadores (tren, taxi, bus, carshare, carpooling, motoshare o bikeshare), servicios de parking y todo ello con diferentes modalidades de pago (subscripción mensual o pago por servicio).

Los beneficios que este nuevo de servicio de movilidad aporta son muy notables:

• A nivel de usuario, se tiene en cuenta sus preferencias de transporte y sus necesidades puntuales, pudiendo prescindir del vehículo privado y todos los costes que conlleva.

• A nivel de las empresas operadoras de transporte, adaptan su modelo de negocio y pueden canalizar su oferta a través de una plataforma creada para dar un mejor servicio al cliente, aprovechando las oportunidades que se generan de un mayor conocimiento y contacto con los clientes.

• A nivel de gobierno municipal y de servicio público, se ofrece una solución para el problema de demanda creciente de transporte en áreas urbanas y se atacan otros problemas cada vez más acuciantes como son la contaminación y la falta de espacio para el estacionamiento del vehículo privado. Adicionalmente se orienta la actividad de las empresas y el empleo a áreas de gran potencial en términos de innovación, productividad y competitividad.

Actualmente se están llevando a cabo importantes esfuerzos en términos de ensayos e investigación y los primeros pilotos sólidos se han lanzado en estos dos últimos años. Ciudades como Helsinki, Gotemburgo, Viena, Denver, Boston, Los Ángeles o Taipei ya tienen sus pilotos en funcionamiento.

Dadas las tendencias observadas en cuanto a crecimiento de las ciudades y de la población y las preferencias de los usuarios en cuanto a personalización y uso de servicios bajo demanda empleando las nuevas tecnologías parece claro que cada vez serán más las iniciativas de este tipo y es cuestión de tiempo su generalización en las principales ciudades del mundo.

Cabe preguntarse entonces si las ciudades están preparadas para ofertar estos servicios. Actualmente todas las grandes ciudades cuentan con la tecnología e infraestructura necesarias y disponen de un abanico amplio de proveedores de servicios de transporte. Lo que hace falta para extender y consolidar estas iniciativas en las ciudades de manera masiva es la existencia de un coordinador que organice y establezca un modelo operativo viable y atractivo para todas las partes.

En este aspecto es destacable la iniciativa MaaS Alliance, en la que participan diferentes entidades públicas y privadas, orientada a definir un enfoque único y abierto con la composición de diferentes grupos de trabajo tratando temas tecnológicos, regulatorios y de desarrollo del mercado.

La implantación de este nuevo concepto de movilidad traerá consigo cambios en el transporte tradicional tal y como lo conocemos produciéndose una redefinición dentro del sector, donde se diferenciará entre el proveedor del servicio y el operador del transporte, con una gestión continua de la red de transporte y una fijación de precios basada en la demanda.

Las líneas de actuación futuras pasan por crear un sistema más flexible, ampliando la oferta de servicios de transporte considerando todas las opciones posibles. Esta oferta es cada vez mayor, los fabricantes de vehículos están lanzando sus propios servicios de movilidad sostenible en modalidad de carsharing y se amplía la gama de servicios de transporte preferidos por los usuarios (por ejemplo, uso de la bicicleta). Otra línea de actuación crítica pasa por recoger la experiencia del usuario con objeto de redefinir y mejorar continuamente los servicios ofrecidos. La aplicación de las nuevas tecnologías para la captura y análisis de la información es un factor clave para refinar la oferta.

También existen riesgos para la implantación de un sistema exitoso. Que no se produzca una colaboración real y una compartición de la información entre los operadores de transporte y los integradores de servicios es quizá el mayor peligro en la actualidad.

La digitalización es el principal impulsor de la innovación en movilidad, permitiendo el diseño de nuevos modelos de negocio en transporte. Es crucial el encontrar un modelo de negocio atractivo para todas las partes de manera que se incentive el cambio y la colaboración y se maximicen las oportunidades que ofrece la Movilidad como Servicio.

 

Jorge Coto

Escrito por Jorge Coto, Senior Manager en Bip Iberia

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

*