Andrés Glez. Lanceros, Bip: El rol del CIO ha vivido una evolución importante en los últimos años.

Entrevista al completo del pasado 9 de mayo en IT User, donde Andrés Glez. Lanceros, socio fundador de Bip Iberia, analiza el rol del CIO en una etapa marcada por la Transformación Digital

Andrés González Lancero, Socio Director Bip Iberia, analiza cuál es el rol del CIO en una etapa marcada por los proyectos de Transformación Digital.

¿Cuál es el papel del CIO en estos momentos?

Desde hace ya algún tiempo el rol del CIO presenta una dualidad: por un lado tiene que seguir siendo un “Utility CIO”, un CIO que soporta el funcionamiento continuado del negocio, el que “mantiene las luces encendidas”, y que para ello hace un uso muy eficiente de los recursos TI, y por otro lado debe ser un “Innovation CIO”, un CIO que impulsa el crecimiento y la transformación digital del negocio y para ello tiene que ser capaz de aportar y gestionar eficazmente capacidades esenciales en esa transformación como: la innovación apalancada en  las nuevas tecnologías digitales (Cloud, Movilidad, Big Data/Analytics, Social Media, etc.) y la atracción de talento digital, sin olvidar la gestión del cambio y la comunicación.

El cambio en el papel del CIO, hacia un rol de mayor liderazgo e innovación digital, es consecuencia directa de la transformación que están acometiendo las empresas para poder sobrevivir y triunfar en la revolución digital que está aconteciendo. Si antes las prioridades del CIO se enfocaban a la contención de costes y a ser un mero proveedor tecnológico, hoy, más que nunca, debe centrar su atención en generar valor para la empresa en el nuevo entorno que nos trae la revolución digital. Esto se traduce en contribuir al crecimiento del negocio mediante las tecnologías digitales, reducir costes sin mermar la calidad del servicio ofrecido, incrementar la eficiencia y productividad de los procesos de negocio (apoyándose, por ejemplo, en soluciones de movilidad), atraer y retener a profesionales formados en el mundo digital y  focalizarse en soluciones analíticas (favorecidas por el auge de Big Data) que ayuden a la empresa a conocer mejor a sus clientes y por tanto faciliten la toma de decisiones que mejoren los resultados de negocio.

¿Cómo ha ido evolucionando este rol?

El rol del CIO en la empresa relacionado con su cargo ha vivido una evolución importante en los últimos años. El hecho de que la tecnología sea determinante en el crecimiento y la cuenta de resultados de las compañías también ha elevado la importancia del papel del CIO y ello ha facilitado su entrada en el consejo de administración.

Este rol ha ido evolucionando de forma gradual con el paso de los años, de forma paralela a la importancia estratégica y papel más preponderante que han ido asumiendo  las tecnologías de la información en el crecimiento y transformación del negocio de las compañías, así como en su cuenta de resultados. No obstante, se ha acelerado de manera más acentuada en los últimos dos/tres años debido al reto y disrupción que está suponiendo la transformación digital en los negocios de las empresas, en la que el CIO está llamado a jugar un papel destacado y muy relevante.

Siempre se ha luchado porque el CIO tuviera más peso dentro del consejo de administración. Ahora, muchos expertos aseguran que, además, tiene que hacerse hueco ante el empuje de otras figuras, como el CMO (Marketing). ¿Lo percibe usted así? ¿Por qué?

En los años venideros deberíamos ver un mayor peso y relevancia del CIO dentro del consejo de administración, siempre que asuma el liderazgo en la transformación digital, cosa que vemos factible debido principalmente a su capacidad para proponer e implementar soluciones innovadoras, soportadas y apalancadas en las nuevas tecnologías digitales, que ayuden a la transformación digital de la empresa y a la vez contribuyan al crecimiento de la cuenta de resultados.

A esta razón principal añadiríamos dos consideraciones adicionales. Por un lado, el CIO tiene una visión completa y transversal de la compañía, siendo por tanto el que mejor conoce sus procesos de extremo a extremo. Por otro, las iniciativas de transformación digital se concretan y sustentan en base a proyectos, y los CIO son expertos en su gestión.

¿Cree que hay otras figuras más “amenazantes” para el CIO que el CMO? ¿Por qué? En caso afirmativo, ¿cuáles?

Aunque hace años la principal amenaza para el CIO era el  Director de Marketing (CMO), este escenario ha cambiado y en la actualidad los CIOs se ven más presionados por la aparición de una nueva figura: el Chief Digital Officer (CDO), designado en muchas compañías para liderar la transformación digital y ser el responsable de la provisión de servicios, comunicaciones, marketing y procesos digitales.

La aparición y reforzamiento de la figura del CDO, en consonancia con el auge de la transformación digital, presenta el riesgo de  tener “un departamento de TI de dos velocidades”, con el CIO como responsable de las infraestructuras y el CDO lanzándose a probar todas las nuevas y prometedoras tecnologías digitales. Para evitar esta situación, a los CIOs les conviene adoptar este cargo de CDO y seguir así siendo relevantes ante las áreas de negocio, presentándose como el mejor aliado suyo para apoyar y soportar la transformación digital desde el  departamento de TI.  Según una encuesta reciente de PwC, el 49% de los encuestados en España consideraba  que el CIO sigue aglutinando mayoritariamente este papel de CDO.

Al ser la tecnología una característica transversal del negocio, el papel del CIO ¿se diluye en este escenario? ¿O cobra más fuerza todavía? ¿Por qué?

Desde nuestro punto de vista, la tecnología y el nuevo entorno digital se han convertido en el principal motor de diferenciación y transformación de las empresas, teniendo por tanto una influencia significativa en su crecimiento y rentabilidad, y es por ello por lo que las áreas de tecnología y sistemas de información deben liderar esa transformación en sus respectivas empresas.

El hecho de que la tecnología se haya convertido en una pieza transversal y determinante en el crecimiento y la cuenta de resultados de las compañías, hará que el papel del CIO cobre más fuerza todavía, siempre que hablemos de un CIO que asuma también las funciones del CDO. En caso contrario la importancia de su rol será menguante y sólo jugará una mera función de soporte al negocio, ocupado sólo en maximizar la eficiencia del área de TI.

¿Cómo cree que va a evolucionar en el futuro?

En la nueva era TI que se abre en las organizaciones como resultado de la incorporación de tendencias como el “cloud”, la movilidad, el “social media” y el “Big Data”, el reto para el CIO seguirá estando en poder responder a los requisitos del negocio a corto plazo y al mismo tiempo plantear un modelo de aportación de valor al negocio a través de las innovaciones que dichas tendencias/tecnologías digitales pueden aportar.

Individualmente, cada tendencia tecnológica puede contribuir a desarrollar un aspecto diferenciador del negocio. Así por ejemplo, el empleo de modelos de entrega en la nube aportará dinamismo y flexibilidad a las iniciativas del negocio; y una acertada combinación del “social business” y el “Big Data” ayudará a conseguir una mejor interpretación de la experiencia de usuario y de las necesidades de los clientes. No obstante, el CIO deberá diseñar una Arquitectura Empresarial que permita incorporar e integrar dichas tendencias a la vez que le permita amoldarse a las exigencias del mercado, buscando en cada momento las soluciones tecnológicas que más valor aporten, sin importar si dichas soluciones son internas o externas a la organización. En definitiva, el CIO está llamado a jugar un rol de bróker tecnológico, pero a la vez de guardián de los activos digitales de las empresas.

¿Cómo es y cómo debe ser la relación del CIO con el resto de CxO? (tanto en su caso concreto como en líneas generales)

Los CIOs no pueden ni deber realizar solos el apasionante viaje que es la transformación digital, deben estar y hacerlo muy cerca del negocio. Para ello es importante que sean capaces de posicionarse cómo un  socio estratégico con capacidad de influencia en el negocio, pasando de responder y dar soporte a las necesidades planteadas por las distintas áreas del negocio a anticiparse y aportar valor de forma proactiva, en definitiva a innovar.

El CIO para sacar el máximo provecho a la tecnología tiene que trabajar mano a mano con los responsables (CxOs) de las áreas de negocio y de soporte de la compañía,  y muy en particular con el responsable de marketing (CMO), pues la transformación digital arranca con la experiencia de cliente. El CIO debe introducir los cambios necesarios en las plataformas existentes (Web corporativa, CRM, Big Data, etc.) para que sean más fáciles de usar, a la vez que dotarlas de mejores capacidades analíticas que permitan explotar los datos de los clientes y así conseguir una experiencia de cliente diferencial.

¿Qué es lo que tiene que hacer el CIO para seguir manteniendo su rol estratégico?

El CIO tiene que seguir haciendo lo que ha venido haciendo hasta ahora, esto es gestionar de forma eficiente los recursos TI y a la vez conseguir el mayor ROI de las importantes inversiones que están realizando las empresas como consecuencia de la transformación digital. Pero sobre todo deberá reforzar su capacidad de ser proactivo e innovador, desarrollando conjuntamente con los CxOs soluciones innovadoras basadas en las nuevas tecnologías digitales, que aporten valor real al negocio y tengan su reflejo en la cuenta de resultados. Es en esta proactividad relacionada con la innovación donde radica una de las claves para que el CIO siga manteniendo su rol estratégico.

Como máximo responsable tecnológico, el CIO deberá dar respuesta junto a sus homónimos ejecutivos (CxOs) sobre la estrategia a seguir en términos tecnológicos o la implementación de las mejores tecnologías digitales (tecnologías de colaboración, automatización de procesos/robots, sensores/IoT, Big Data/business analytics, ciberseguridad, etc.). Por otro lado, sin embargo, también deberá atender a la cuenta de resultados y medir muy bien el gasto, ajustando lo necesario cuando los balances lo requieran y siempre tratando de garantizar que se obtiene el ROI esperado. Será, por lo tanto, una pieza clave que debe participar en la resolución de cuestiones relativas a la tecnología, pero también las relacionadas con el conjunto del negocio.

CompartirShare on LinkedIn66Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

*